martes, 10 de noviembre de 2009

La cueva de la Sarratella




Como bien explica la Moni en la entrada de abajo el domingo decidimos ir a la Sarratella. Sabia decisión en un día tan soleado y con una brisa tan ligera. Pero cualquiera le lleva la contraria a la Teniente... (es broma, yo siempre detrás de ti, ya lo sabes, mi amol).
Sobrevivimos al tornado aunque estuvo a punto de desplazar a mas de uno a las vías paralelas a las que hacían de un soplido.... y sobrevivimos a la subida y bajada de la cueva en la que nos metió Alf y a las posibles pulgas y garrapatas que allí nos esperaban hambrientas. Vencimos a la lluvia aunque llegamos a la fragoneta casi calaítos.... superamos la tarde, sus cervezas y la pizza de la noche (con partido del Villarreal incluido).

Pero.... para lo que yo no estaba preparada era para que la doctora M'Onil y su ayudante el enfermero Alf montaran un Hospital Central en la furgo y ayudados de un pin con un pincho y una navaja intentaran amputarme un dedo iluminado por una frontal mientras Juanma (el anestesista) no hacía nada por evitarlo! Eso fue demasiado y juro que la venganza se sirve fría.




2 comentarios:

Moni dijo...

jajajaja...porque no teníamos el instrumental quirúrgico necesario y tú no te estabas quieta que si no ese pinxo no se nos resiste.

alfredo dijo...

Por una m... de pincho que tenias la que montaste, que te tuvimos que reanimar dos veces con respiracion boca a boca y masaje cardiaco (que me pedi yo por supuesto)ara que el anestesista no cobrará que la enferma se quejaba mucho, yo creo que le faltaban dos birras más.